Sáb. Abr 13th, 2024

Los dos grandes fenómenos que sacudieron la economía del país en el año que terminó fueron: la elevada inflación que se trepó al 12.5 de enero de 2021 a noviembre de 2022, y más del 25 por ciento en solo alimentos; y el durísimo incremento en las tasas de interés de 12 por ciento, provocado precisamente para frenar el alza de precios.

Por el Ministerio de Hacienda, José Antonio Ocampoel 2023, por el contrario, se caracterizará por la baja en la inflación y el descenso en las tasas de interés.

(Le podría interesar: ‘La SAE hay que acabarla o reformarla’: Contralor general).

Ocampo es muy optimista sobre el año que comienza. Cuando le comenté que otras instituciones, como el mismo banco de la republica, cree lo contrario, el alto funcionario admite que sus «previsiones son pesimistas». El diálogo comienza al pedirle una breve definición de la economía hoy:

«Hay noticias muy positivas, pero también algunas complejidades», responde y agrega: «La actividad economica ha sido muy positiva. Según nuestra estimación, vamos a crecer 8.2 por ciento. Es uno de los registros más altos del mundo».

Pero ya se sienten síntomas de desaceleración…

Sí, y se sintió con mayor fuerza en 2023. Tal vez lo más complejo es el contexto inflacionario que hemos vivido en gran medida por efectos internacionales, pero agudizados por el tema climatológico con las inundaciones, que han afectado la producción y el transporte de productos agrícola. Eso ha generado una inflación de alimentos muy alta que ha afectado a los hogares pobres.

Bajo el tema de desaceleración, ¿existe el riesgo de recesión?

Si se dan las previsiones más pesimistas, que son las del banco de la republica, es posible que tengamos uno o dos trimestres negativos. El Gobierno es más optimista y de todas maneras, au uno con un crecimiento lento, el nivel de actividad económica en 2023 va a ser uno de los mejores del mundo.

(No deje de leer: Hernández y Petro, los candidatos que más conversaciones generaron en internet).

¿Ya que lo adjudica? ¿Qué es lo que llora que se vaya un productor?

Primero, por la fuerte reactivación de las exportaciones de no petroleros del país, que llegarán al centenar en 2023 para el comerciar con venezuela. El segundo factor son los asalariados reales, que aumentarán en 2023 porque la inflación bajará a 7 por ciento. Los salarios reales tendrán mayor poder adquisitivo. Es un factor de demanda interna. Tercero, las condiciones climatológicas que, de acuerdo con el Ocurrencia, cambiarían en febrero o marzo, y eso permitiría reactivar el sector agropecuario, con el apoyo también de los subsidios a los fertilizantes. Eso baja la inflación, incluso otro factor positivo que yo mencionaría es el aumento del gasto público por la reforma tributaria, que también contribuirá a la demanda interna. Esperamos bajen las tasas de interés. Esta es mi tarjeta de optimismo.

¿Cuál es el cálculo de crecimiento del 2023?

El oficial es 1.3 por ciento. En un rango medio optimista, dirías que entre 2 por ciento y 2.5 por ciento. En agricultura, el crecimiento del 2022 fue negativo.

¿Cómo estimular la producción de alimentos?

Habrá un subsidio del 20 por ciento a los fertilizantes financiados con un crédito del Banco Mundial. Espero que esto contribuya a la reactivación del sector agropecuario.

Estamos importando mucho en alimentos, ¿no es cierto?

Muchos. Démasiado, diría yo. No podemos convertir a los nuestros en grandes importadores de maíz. Eso es una vergüenza nacional. Hay proyectos para volvernos menos dependientes del maíz importado, así como de la soja y de otros alimentos.

Y además el problema de escasez de insumos y fertilizantes…

Vamos ha producido más fertilizantes. Es posible en gran escala, en Monómeros.

¿Vamos a comprar monómeros?

La posibilidad existe. Hay que ver el costo y si existen problemas legales con Estados Unidos para que monómeros pueda operar sin restricciones legales.

Pero ¿qué empresa compraría Monómeros?

Se podría hacer una empresa que en parte la comprension Ecopetrol y en parte inversionistas privados que estarían interesados ​​​​en ser socios.

Hablaba usted al comienzo de posible crecimiento negativo en algunos meses próximos. ¿De qué manera la población podría resultar afectada si eso ocurre?

In el debilitamiento del empleo, que de alguna manera ya se ha comenzado a ver, aunque la caída de la tasa de desempleo ha sido muy positiva.

¿De qué manera el comercio e industria se afectarán con la desaceleración?

El comercio va a ser afectado porque depende de la demanda, que va a bajar. La industria depende del sector. Manufacturas ha tenido gran crecimiento.

(El interés podría: Colombia exportó US$4.519 millones en noviembre, 8,8% más que un año).

Industria y comercio han pedido que cese el aumento de las tasas de interés…

Eso es lo que yo espero también. Más aún: si la inflación de diciembre muestra una reducción, creo que el Banco de la República no descarta las tasas de interés.

¿Hasta dónde influirá la decisión que tome la Reserva Federal en Estados Unidos?

Yo creo que ya Estados Unidos también puede frenar el aumento de tasas de interés. Para nosotros eso es muy importante, porque es muy difícil ir en dirección diferente a la Reserva Federal de los Estados Unidos. En cualquier caso, de algo sí estoy seguro, si hay un aumento sería muy moderado en enero. Incluso, creo que habría una reducción de tasas más adelante en 2023. Si la inflación de diciembre es positiva, la mayoría de la Junta se convencería de frenar el aumento de tasas.

Con la aplicación de la reforma tributaria, ¿en cuánto se reducirá el déficit fiscal?

Para el 2022 será del 5.5 por ciento del producto bruto interno y se reducirá al 3.8 por ciento.

Tan pronto fue aprobada la reforma tributaria, usted anunció una modernización del sistema tributario, departamental y municipal. ¿En qué consiste?

Es que vamos a corregir un contrasentido histórico. Hemos hecho muchas reformas nacionales tributarias y, sin embargo, la última reforma importante territorial tributaria fue en el gobierno de Belisario Betancur, o sea, hace 40 años. Hay mucha crítica: la multiplicidad de impuestos pequeños. Ser eliminado. El impuesto de industria y comercio es antitécnico.

¿Por qué antitécnico?

Porque significa gravar el mismo bien o servicio varias veces. Es necesario dar a los departamentos un impuesto dinámico. En la reformada Betancur se les dio parte del impuesto a los vehículos. Habrá que ver qué más se les puede dar. Trabajó paralelamente en el impuesto de la subvaluación de los inmuebles catastrales.

¿Y qué se proyecta hacer sobre ese tema?

Los catastros del horrible del país están muy atrasados ​​​​y de ahí el origen de este programa que comenzó el gobierno pasado y que vamos a impulsión para ojalá terminarlo colgante este gobierno. Es lo que se llama el catastro multipropósito. Las grandes ciudades, Bogotá, Medellín o Cali, tienen un desastre que se actualiza por iniciativa propia. Pero muchos municipios tienen catastros desactualizados.

Sobre el desastre, ¿cuál será el alza?

Para el 2023 es el 4 por ciento en el nivel urbano y 3 por ciento a nivel rural. Eso fue objeto de mucha polémica, pero curiosamente, según el danés, la propiedad raíz aumentó 4 por ciento. Yo tengo mis dudas de la precisión de esa cifra. Pero eso no afecta a las ciudades que tienen su propio catastro, las cuales tienen la autonomía para decidir.

Señor ministro: ¿en qué vamos con respecto al gas? ¿Habrá importación?

Nuestras reservas de gas aumentaron de forma significativa en 2022. Esta es una oportunidad para convertirnos en grandes productores de fertilizantes, dado que su insumo principal es el gas. Incluido, según dijo el Ministerio de Minas y Energía, Irene Vélez, Podríamos volvernos potencialmente exportadores de gas. Es posible que aumentes tus reservas de petróleo. Habrá transición estrictamente energética, pero manteniendo la exportación de petróleo, en niveles que nos permitan disponer de las fracciones que el país necesite. Mire: la era del café dominó abruptamente el sector exportador y experimentó una crisis de precios internacionales a mediados de los años cincuenta. Entonces se empuja en marcha toda la política de lo que se llama de fomento de las exportaciones menores, se avanza en una transición superexitosa. Esta transición dura 15 años. Yo diría que el petróleo también durará unos 15 años.

¿Pero entonces vamos a seguir exportando carbón, petróleo y gas?

Vamos a seguir exportando petróleo. El carbón es el combustible más sucio. Si nuestros volvemos exportadores de gas, sería una maravilla. Eso no es inmediato, porque las reservas de gas solo podrían convertirse en producción en algunos años.

(Le podría interesar: Año nuevo: ¿vida nueva? / Análisis Ricardo Ávila).

Ahora, señor ministro, ¿cómo ve el futuro para la reforma pensional?

Los elementos más importantes para el Ministerio de Hacienda son los siguientes. El primer tema es dar un ingreso a todas las personas mayores que no tienen pensión, sobre todo a las más pobres. Segundo, Colpensiones tienen unos trabajadores hasta cierto nivel de salario, que habrá que definir. Por encima de eso habrá fondos de pensiones, pero podría haber también una entidad pública eventualmente participando en el sistema de capitalización, que ahora será complementario con Colpensiones. Estos fondos seguirán exigidos de títulos de deuda del Gobierno, un tema esencial para las finanzas públicas.

La persona está muy al más alto nivel en que está usando la usura, que está prácticamente en el interés de los objetivos crediticios…

Es muy alto, de hecho. Se va a examinar para ver si se puede hacer algo.

En el proyecto de presupuesto adicional que se va a presentar para la distribución de los 20 billones de pesos de la reforma tributaria, ¿se incluirán todos los salarios del sector público algún?

Habrá una partida pequeña, que tendrá en cuenta la inflación, para no reducir los salarios reales del sector público. Hoy en día tenemos contemplado en el presupuesto un aumento del 10.5 por ciento, una partida que es menor a la inflación. Entonces habrá que hacer un ajuste para compensar por lo menos la inflación.

¿Viene el decreto de reajuste de salarios públicos?

Por supuesto, a comenzos del año.

El dólar, ¿qué fue lo que pasó con esa volatilidad que tuvo?

Bueno, octubre fue un mes complejo en materia de volatilidad, por condiciones internacionales, pero también por expectativas generadas por declaraciones desde el Gobierno. Lo que observamos después es que estos problemas se han aclarado y la tasa de cambio se ha estabilizado entre 4.700 y 4.800 pesos. Más o menos va a ser el banco de cambio que proyectamos para 2023. El Banco de la República es más optimista: habla de un banco de 4.400 pesos en promedio.

¿Qué es más importante económicamente que la esperanza para 2023?

Lo más importante es lo contrario a lo que pasó en 2022: en vez de más inflación y tasas de interés altas, esperamos menos inflación y bajas en las tasas.

(Vea: Canal Uno es comprado por HMTV1 y ya no hará parte de CM&, NTC y RTI).

El presidente Petro y usted viajando en dos semanas a Davos. ¿Qué es-lo de la tributación internacional que espera plantar allá?

Yo estoy muy obsesionado con solidarizar un bloque tributario latinoamericano. El objetivo es proponer, desde América Latina y el Caribe, una agenda complementaria al acuerdo de la Ocde, para alcanzar un tributo global más incluyente, sostenible y equitativo. Los gobiernos latinoamericanos debemos ser mucho más activos en cooperar entre nosotros. En ese contexto, en Davos voy a lanzar esa iniciativa. Luego habrá varias fases. A comienzo de marzo estaré en Chile en la reunión de CAF y el propondré al ministro de Hacienda de ese país que seamos los líderes. Tendremos un foro en mayo y una cumbre latinoamericana en Cartagena en julio. Las propuestas básicas son alinear nuevas políticas tributarias internacionales para disminuir la competencia de los países para evitar reveses, mejorar el máximo intercambio de información entre las autoridades tributarias y consolidar una posición de bloqueo en el debate tributario global. Esa es misión inmediata.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Más noticias políticas: