Mié. May 22nd, 2024

Está cantado: en 2023 viene una fuerte desaceleración de la producción económica en todo el mundo. De hecho, ya se ha venido sintiendo, con recesión en el Reino Unido, por ejemplo, y dos cuartos de contracción en Estados Unidos.

En medio de ese panorama, Colombia es de los países en los que se ha manifestado el temor de que no solo haya menor crecimiento, sino que se caiga en recesión. La razón: los 21 billones de pesos que, por la reforma tributarialos hogares y empresas darían de más al Gobierno, y que no podrían utilizar en mayor consumo o mayor inversión.

(Lea también: Gastos con tarjeta de crédito, aún más costosos de enero de 2023)

Cuando tramitaban la reforma, el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Bruce Mac Master, comentó que se crearon las condiciones para que Colombia provocara una crisis «más profunda que la de muchos otros paga».

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, ha dicho que esos billones que ya no utilizarán empresas y hogares, de todas formas, los gastará el Gobierno. Habría que ver si la brecha de tiempo en que se recaude y luego se gaste no generará un bache en la actividad económicao si el gasto del Gobierno, por ejemplo en subsidios, tiene el mismo efecto multiplicador en la actividad económica que tiene la inversión productiva de las empresas.

La múltiple crisis global -que tiene clara durante 2022- es la suma de las secuelas de la pandemia, la inflación que precipita a todo el planeta y el impacto de la invasión de Rusia en Ucrania.

Desde comienzos del 2020, el covid-19 presentó duras medidas de bioseguridad; estas causaron trancones en los puertos y escasez de contenedores. Vino, entonces, la deficiencia de suministros como chips, insumos, materias primas… Y los precios de casi todo, en casi todas partes, comenzaron a sufrir.

Y cuando el mundo creyó que recuperaba el terreno perdido –sin haber superado esas secuelas del covid-19–, Rusia invadió Ucrania. A todo lo anterior, entonces, se le sumó una mayor escasez de productos en los que esos dos países son líderes: gas natural, granos como el trigo y fertilizantes para producir comida. Los precios de casi todo, en casi todas partes, acceleraron sus alzas.

El pánico por las peores inflaciones vistas en décadades llevó a los bancos qu’emiten las monedas en numerosos países a sufren sus tasas de interés, incluido el Banco de la República, en Colombia. La lógica es que si está interesado en sus más altos, disminuya las compras a crédito y las inversiones financiadas con préstamos, y la inflación debería ceder.

Pero también, si efectivamente se consuma y se invite menos, es de esperar que la actividad y la producción económica bajen, que es lo que llaman una ‘recesión’. Con menos producción, las consecuencias son menos trabajo y familias con menos ingresos para satisfacer sus necesidades.

(Lea también: La tasa de desempleo en Colombia en noviembre se filtró un 9,5%)

Se pierde ritmo

Durante el 2022, luego de la caída por la pandemia, Colombia fue, sobre todo en el primer semestre, de los países del mundo con mayor crecimiento y alivios significativos en los niveles de empleoasí como en recuperación del terreno perdido en pobreza.

Pero en los últimos meses ya se notó una pérdida en el ritmo de crecimiento. Luego de los niveles de crecimiento, que en el primer semestre del 2022 alcanzaron el 17 por ciento anual, ya para octubre se redujeron a menos de 5 por ciento.

Y lo que antes los analistas del Banco de la República es que en el 2023 el crecimiento del producto interno bruto en el país será una pena de un apretado 0.5 por ciento.

Este aumento significará, realmente, que la producción per cápita de los colombianos se reducirá, lo que provocará un aumento de la actividad económica que será inferior al aumento de la población.

Otras palabras, de acuerdo con la previsión del Banco de la República, para el 2023 se reducirá el ingreso de los colombianos. En Colombia, una caída de la producción por habitante solo ha ocurrido dos veces en los últimos 23 años: en 1999, en la crisis de la Upac, y en 2020, con la crisis de la pandemia.

Todo este panorama va desde la mano de las alzas de precios, que hasta noviembre siguieron acelerando, y con el impulso que seguirán recibiendo por los incrementos de la gasolina que ordenará el Gobierno y los aumentos de precios en un grupo de alimentos ordenados en la reforma tributaria, junto al golpe a products de cocina y hogar con los mayores impuestos a sus empaques plasticos, ordenado tambien en la reforma. Así mismo el impacto del dólar, que se mantiene en niveles récord, casi 20 por ciento más caro que un año atrás.

(Lea también: Año nuevo: ¿vida nueva? / Análisis Ricardo Ávila)

Así, dos claves para el año que arranca son el rumbo de la inflación y cómo se comportará el dólar. El destino de los precios, en gran medida, seguirá dependiendo de los efectos de las alzas de las tasas del Banco de la República, las que ya aplicó y las que aún falten. La misma desaceleración traería menor consumo, lo que en últimas también frenaría la inflación.

El Banco de la República espera que la inflación más baja del 12,54 por ciento real al 7 por ciento al terminar el 2023, and regrese a su meta de 3 por ciento al final del 2024. , banco emisor estadounidense).

Estos factores externos y comunes a todos los pagos hicieron sufrir el dólar 4.6 por ciento, en promedio, frente a las monedas de las economías emergentes, entre las que está Colombia, según datos de la Fed.

Pero en colombia el dolar se encareció 20 por ciento. Si los primeros 4.6 puntos son por factores mundiales, el restaurante –tres cuartas partes del alza– habrían obedecido a factores internos como los mensajes contradictorios del nuevo Gobierno.

Así, será clave la confianza dentro del sector privado par que empresarios y hogares mantengan decisiones de inversión y de consumo que contrarresten todos estos factores que podrían llevar a una recesión, así como la manera como el Gobierno evite sembrar incertidumbre.