Mié. Jun 19th, 2024

Las cifras de empleo en colombia mejora continua. En noviembre, la tasa de desempleo nacional cayó a niveles de 9,5 por ciento anual, dos porcentuales menos que la observada un año atrás y la más baja en cuatro años.

(Lea también: Aerolíneas estaría dispuesta a despedir personal para bajar costos en 2023)

«Nos mantenemos en una tasa de desempleo de un solo dígito para noviembre», dijo Piedad Urdinola, directora del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), quien agregó que esas cifras siguen mostrando una clara mejoría y se acercan a las que se manejaban antes de la pandemia de COVID-19.

Incluso hay avances importantes en el empleo de las 13 principales ciudades y sus áreas metropolitanas, donde el desempleo fue incluso menor, 9.1 por ciento, es decir, 3.1 puntos porcentuales por debajo del 12.2 por ciento de noviembre del año pasado.

(Le puede interesar, además: ¿Por qué comer fuera de casa será más costoso en el 2023? Esto dice Acodres)

Según la funcionaria, la mayoría de indicadores que miden el desempeño del mercado laboral en el país es mejor. por ejemplo, el tarea de ocupación nacional avanzó dos puntos porcentuales y se situó en el mes 11 del 2022 en 57.4 por ciento anual, mientras que la tasa general de participación avanzó hasta el 63.4 por ciento, esto es, 1.2 puntos por encima del registro del año anterior.

Hasta noviembre pasado, cerca de 1,22 millones de personas ingresaron a las estadísticas de la población ocupada del país, la cual alcanzó los 22,5 millones, 5,7 por ciento más que la contabilizada en ese último año terminado en noviembre.

En las 13 ciudades y Áreas Metropolitanas, el total de desocupados fue de 1.1 millones, donde en este periodo representó una reducción de 21.7 por ciento.

No obstante estos avances, la funcionaria indicó que aún hay más de 14,3 millones de personas en el país por fuera de la fuerza laboral.

Las cifras de este mercado en Colombia, un mes de que concluye el año, van en línea con la dinámica que viene mostrada la economía, la cual se espera crezca alrededor del 8.8 por ciento en todo el 2022.

Las industrias manufactureras hicieron más que contribuir a elevar la población ocupada con 422.000 personas, lo que significó traer de vuelta pequeños puntos, precisó la dirección de la estadística.

Le siguieron las actividades artisticísticas, entretenimiento, recreación y otras, con 349.000 o 1,6 puntos porcentuales de aporte al total; el comercio y reparación de vehículos, con 179.000 ocupados más, y los servicios de alojamiento y servicios, que sumaron en este mismo periodo unos 142.000 ocupados.

Para esos meses, entre las ramas de la actividad económica que más personal ocupado presen- taron estaban el comercio y la reparación de vehículos, con 4,1 millones de personas; apoyo a la agricultura y ganadería, más de 3,2 millones; la administración pública (2,8 millones) y las industrias manufactureras (2,4 millones).

Brecha de crédito menor

Aunque la mejora en el empleo en el país ha sido importante tanto para los hombres como para las mujeres, donde la brecha se ha cerrado, esta diferencia sigue siendo alta, dijo la directora del danés.

El 7.6 por ciento de la población masculina en el país estaba desempleada hasta noviembre, mientras que esa situación cobijaba al 12,1 por ciento de las mujeres, lo que indica que las mujeres funcionan sin alcanzar una tasa de desempleo de un solo dígito.

Así, el número de hombres ocupados superó los 13,2 millones, con un aumento de 3,3 puntos porcentuales, frente a esa población que tenía algún tipo de ocupación el año pasado.

Y si bien el crecimiento de mujeres ocupadas hasta ese mismo mes es mucho mayor que el de los hombres, 9,4 puntos porcentuales en ese mismo periodo, esa población es menor, solo cerca de 9,3 millones, según el ente oficial.

“Ese incremento en la ocupación femenina fue tres veces el de los hombres”, dijo Urdinola, al precisar que “la brecha laboral de género se sigue cerrando”.

Según el ente estadístico, en las cifras de noviembre también se notó alguna mejora en la tasa de desempleo juvenil (personas entre los 15 y los 28 años), la cual en el término móvil septiembre-noviembre de 2022 cayó 2,4 puntos porcentuales frente al año anterior y modificarse situarse en el 17.1 por ciento. En las 13 ciudades principales esa mejora fue de 4,1 puntos porcentuales.

Las ciudades

Para analizar la situación laboral en las ciudades, el halló que la tasa de desempleo estadística de Quibdó (24.5 por ciento) supera en cerca de tres veces la registrada en Manizales y Bucaramanga y sus áreas metropolitanas (9 por ciento). Riohacha e Ibagué, con 16.7 y 15.5 por ciento, respectivamente, lideraron el ranquin con más personas sin trabajo.

Las organizaciones midió también la informalidad laboral, que continúa en niveles muy elevados, aunque señaló que para noviembre del presente año ese contingente tuvo una ligera reducción de 0,8 puntos porcentuales y se situó en el 58,1 por ciento del total, mientras que en las 13 ciudades y áreas metropolitanas bajó 2.2 puntos, hasta el 41.9 por ciento.

Según la funcionaria, las ciudades en las que la informalidad está desbordada son Valledupar, Riohacha y Sincelejo, donde ese indicador está más de 10 puntos porcentuales por encima de la media nacional, mientras que Bogotá, Tunja y Manizales, más de 19 puntos por debajo de esa misma media del país.