Mié. Feb 1st, 2023
modesto gutierrez losada

Modesto Gutiérrez Losada, actualmente es un reconocido empresario dentro del mundo financiero, su éxito no fue una casualidad, desde niño se formó un futuro prometedor, con mente emprendedora. A corta edad demostró su talento en el área de los negocios vendiendo tareas a los compañeros de la escuela, demostrando tener una visión empresarial que lo llevó a ser un líder en el sector.

Para Modesto Gutiérrez Losada, los negocios han sido una constante en su vida. Procede  de abuelos y padres migrantes españoles que llegaron a México, sin dinero, y que luego de cierto tiempo fundaron sus propios negocios que concretaron con éxito. Por ello, el dueño de “Tu Casa Express” siempre ha estado ligado al emprendimiento, producto del legado familiar.

Siguió su desarrollo como emprendedor haciendo pequeños trabajos, comerciaba productos importados, para lo cual viajaba a Estados Unidos con unos amigos a comprar mercancía que luego vendía en el país. Losada siempre quiso ser empresario, como sus abuelos, padre y tíos. 

A los 19 años fundó su propia empresa, una cadena de pizzerías integrada por tres sucursales ubicadas en la Ciudad de México. Inició con un negocio tradicional: primero pizzero (baguettes y helados) a domicilio, para luego aportar un toque innovador, pizzas cuadradas. En ese momento, aún no operaban las grandes pizzerías con entrega a domicilio, y por este motivo fue pionero con este tipo de entrega.

Modesto Gutiérrez Losada más adelante incursionó en diferentes negocios, ya que luego  de cierto tiempo decidió tomar un nuevo camino, y dejó atrás el mundo de las pizzerías para emprender en otras áreas, abrió una tienda de pinturas, exploró el negocio de los bares e inició una agencia de viajes. 

Siendo aún universitario constituyó más de 10 empresas comerciales y de alimentos, en este tiempo tuvo altos y bajos, pero no se detuvo. Fue también vendedor de seguros, fianzas y bróker de créditos, la lista creció y creció. Al empresario los  tropiezos lo ayudaron a empezar siempre de nuevo y de una mejor manera. “Recuerda que a veces se gana y a veces se aprende”. 

Así fue que el prominente líder financiero aprendió que todos los negocios pueden ser buenos y en todos se puede ser exitoso, siempre y cuando se hagan con pasión, dedicación y enfoque. La gran lección es que el éxito tiene tres pilares: el trabajo, la constancia y la disciplina, firmemente puestos sobre una base sólida de principios y valores.